A o a aquellas que conciernen al conjunto del

A la luz de la estipulación contractual, “si las condiciones económicas generales en las que se basa este
contrato de suministro de vapor cambian de tal modo que no pudiera llevarse a
cabo de modo razonable el suministro en las condiciones estipuladas, cada Parte
podrá pedir una revisión de las mismas para que estén en consonancia con las
nuevas condiciones económicas generales”1.

 

El contrato no nos ofrece una definición de lo que son “las
condiciones económicas generales” y como hemos visto, tampoco existe una
definición genérica y estandarizada de éstas. Por ello, los cambios a los que
puede referirse la cláusula pueden ser múltiples y de diversa naturaleza.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

 

Cabe cuestionarse si la teoría de la generalidad de las
condiciones puede referirse a las que afectan a todo el país o a aquellas que
conciernen al conjunto del mercado de producción de energía a través de ciclo
combinado. Si bien algunos factores “universales” que afectan a un país pueden
incidir en la producción del vapor,  el
carácter general del que deben gozar las condiciones para poder generar una
modificación en el precio se debería entender a la luz de aquellas
circunstancias que pueden afectar a todos los operadores del ciclo combinado y
al contexto concreto en el que se desarrolla la actividad de dichas centrales.

Meter algo

Si nos remitimos al contrato, son las condiciones relativas
al mercado energético (y en concreto de ciclo combinado) las que pueden
razonablemente estimarse como condiciones en las que el documento contractual
se basa, y por lo tanto sería razonable atender a ellas.

 

Como nos hemos referido antes, el cambio que ha de producirse
se refiere a condiciones generales puede derivar de cambios legislativos o de
situación económica. Evidentemente, desde 2001 –firma del contrato- son
numerosas las eventualidades que han podido cambiar la situación económica y
legislativa, con clara incidencia en el mercado en energético. Indiscutiblemente,
la coyuntura en la que se encontraba España a partir del 2008 pone de
manifiesto una alteración dentro del mercado y del sector.

 

La crisis económica y financiera  que sufrió el país afectó, como en la mayoría
de los sectores, a la demanda eléctrica, así como también a todo tipo de
subsidios. De forma más incisiva, la demanda eléctrica afectó a funcionamiento
de los ciclos combinados, sin perjuicio de las medidas legislativas que se
llevaron a cabo a partir de ese momento.

 

Recordemos que la formula para fijar y para revisar el
precio tiene en cuenta algunas circunstancias y parámetros como son el valor
del Brent o el cambio Eurodólar. Sin embargo, no se introdujo en tal fórmula la
construcción de la CTCC, ni una variable que condicionara el precio del vapor a
las horas de funcionamiento del ciclo combinado, ni a la fuente concreta desde
la que este se suministrara.

 

La conjunción de esta serie de factores relativos a la
economía del contrato, han incrementado de manera significativa el coste de
producción del vapor, lo que ha impide que se lleve a cabo de modo razonable y
equilibrado el suministro, debido al sobrecoste.

 

Conviene analizar si estos esta situación es consecuencia de
un cambio en las condiciones económicas generales bajo las que se realiza el
suministro de vapor a Steamsy. Las circunstancias a las que aludiremos son2:

1 Cláusula Beta

2 Nos
ha parecido interesante recabar distintas circunstancias para analizarlas en
concreto y ver si cada una se aplica.